martes, 6 de abril de 2010

Mi cuñada dormida


Mi nombre es Roberto tengo 24 años de edad todavía soltero, vivo en la ciudad de Querétaro y lo que a continuación les relatare me sucedió en el pasado Diciembre del 2005, de esto no me atrevería a contarle ni a mi mejor amigo ya que de esto solo me di cuenta yo (bueno eso creo).
Resulta que era un sábado por la tarde, iba a visitar a mi hermano Andrés por motivos de la documentación de un terreno que me iba a entregar, para esto llegue a su caso como a eso de las 6:00 de la tarde, al tocar el timbre ni por un momento pensé lo que a continuación sucedió, al abrir la puerta me recibió sonriente mi cuñada, ella es de las mujeres que se puede decir un poco recatada por lo cual ni por un segundo yo iba a verla con ojos de lujuria muy por el contrario la trataba con absoluto respeto, ella tiene una cara bonita a sus 30 años y con 2 hijos de promedio, de su cuerpo no podía imaginármela ya que siempre usa ropa muy holgada y con esa clase de vestidos hasta los tobillos.
Me dijo -pasa en un momento le hablo a tu hermano que se encontraba en el jardín al parecer tenían visitas.
Mi hermano se hizo presente se le notaba que estaba ebrio y después de saludarnos me dijo-
--pasa hermano estoy con unos compadres ¿no gustas una cuba?
Yo solo tenia la intención de tomarme una o acaso dos y retirarme, pero al presentarme a sus compadres poco a poco se fue haciendo la charla más amena y el alcohol empezaba a surtir efectos, hasta ese momento nuca había observado tomar a mi cuñada pero ese día comprobé que si le gustaba.
A eso de las 11 de la noche sus visitas se retiraron, así que solo me quede yo, mi hermano y mi cuñada, que por cierto mi hermano se notaba bastante borracho, para esto ya nos habíamos pasado a la sala, mi cuñada también se notaba bastante ebria, como ellos ya habían estado tomando desde temprano era evidente que yo era el menos borracho.
Pasadas las 12 de la noche mi hermano definitivamente quedo noqueado y se fue a dormir a su cama, al ver esto yo también decidí que era momento de retirarme se lo hice notar a mi cuñada, como verán hasta aquí no había pasado nada, le dije a mí cuñada que pasaría por ultima vez al baño, ella solo accedió con la cabeza, pero por consecuencia de la comida de la tarde me tarde ligeramente un poco más en el baño, al salir me percate que mi cuñada se había dormido en el sillón de la sala y lo que vi. En ese momento fue para que se remetiera el demonio de la lujuria dentro, al quedarse dormida, y al querer acomodarse-supongo yo-
La falda se había levantado dejando ver un hermoso par de piernas, el corazón me empezó a latir fuertemente por lo que veía y por los efectos del alcohol, mi miembro creció instintivamente debajo del pants que llevaba, por un momento pensé en alejarme de allí pero la calentura que tenia en ese momento fue más grande.
Me acerque lentamente tratando de no hacer mucho ruido y a escasos 10 cm. observaba las lindas piernas de ella, me temblaba la mano y lentamente decidí tocarlas, era lo que menos podía imaginar lentamente deslizaba mis manos por su pantorrilla hasta la mitad del muslo, al o notar que no se movía fui más allá, levante un poco más la falda hasta mirar su pantaleta, como al tratar de reacomodarse ella quedo en posición fetal apuntando hacia mi su nalgas, al levantarle la falda quedo ante mi ese par de redondas nalgas que tiene, para esto mi pene ya lo había liberado de la trusa, con la punta de mi verga rozaba sus piernas, sentía que me vaciaría en ese momento pero me controle no quería que acabara la visión que estaba teniendo,
Con mucho cuidado baje suavemente su pantaleta ella ni por enterada por la santa borrachera que tenia, al quedar sus pantaletas sobre sus muslos, la visión que tenia era enloquecedora su par de nalgas, ano y parte de su vagina frente a mi, por un momento pensé que los latidos de mi corazón se oirían por toda la casa por lo fuertes que estaban, ya libre de perjuicios toque sus nalgas, acaricie su ano y el par de labios vaginales que sobresalían, no me pude contener y acerque mi cara a esa visión lentamente con mi lengua recorrí ese par de nalgas, llegaba al orifico anal y lo besaba mi lengua la hacia taquito y empujaba suavemente, lamía su vagina en mi boca se quedaban algunos de sus vellos, sin pensarlo dos veces acerque mi miembro a la entrada de su vagina, para ese momento a mi ya no me importaba nada si se despertaba o que llegara mi hermano, pero no sucedió poco a poco empujaba entraba fácilmente por lo ensalivada que le había dejado su sexo, yo sentía que moría de placer aunque solo pude meterle la mitad y sucedió lo incontenible me vine dentro de ella la palpitación de mi pene era tremenda, después de los segundos de inmenso placer, me retire de su vagina, alcance a ver como un ligero hilo de semen escurría por sus nalgas, pasada la calentura, me entro un remordimiento brutal, me dije—acabo de violar a mi cuñada—
Rápidamente acomode sus ropas la alcance a tapar con una sabana y salí de inmediato.
Lo hecho hecho esta y me atendría a las consecuencias, tanto que no podía dormir imaginándome a mi hermano llegar a reclamarme por mi osadía, pero pasaron los días y nada, no me atrevía a visitarlos por temor que me dijeran algo y hasta la fecha al parecer no se enteraron de lo que hice, solo que ahora veo a mi cuñada con lujuria y cada vez que me acuerdo no me queda otra que masturbarme en su nombre.


por libelula


mamaceandote

4 comentarios:

Anónimo dijo...

amigo tienes suerte de que tu hermano no se entero porque si fuera yo te ubiera matado

Anónimo dijo...

Wuao tu relatobfue genial. Aunque quisiera q me pasara asi. Pues le tengo muchas ganas a mi cuñada.

Damian Gonzalez dijo...

Tambien le tengo muchas ganas a mi cuñada, con una anterios tuve sexo pero ahora deso a la actual...cddamian@gmail.com

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!

Buscar este blog

Cargando...